Nuestro equipo

Fotos-usuarios-barberia-03
Kevin Rene Velasquez

En el 2007, comencé a explorar con la máquina de mi tata y desde entonces, encontré una conexión con el arte de cortar y moldear el cabello. Empecé cortando el cabello de mis compañeros del colegio y primos, teniendo apenas 15 años. Mi madre, al notar mi habilidad, lo comentó con una amiga cuyo esposo era dueño de una barbería. Me invitaron a aprender, fue  rápido gracias a mi interés, y en poco tiempo, me ofrecieron un puesto en el equipo de esa barbería.

Después, hice una pausa para estudiar y comenzar una carrera universitaria, ya que en ese momento no veía la barbería como la profesión a la que me dedicaría el resto de mi vida. Años más tarde, emigré y nuevamente volví al arte de la barbería. Aunque trabajaba en otro campo, vi un anuncio en el periódico que decía: "Se necesita barbero para barbería clásica". Tomé el número aunque no llamé de inmediato. Pasó unas semanas y, mientras repasaba mis contactos, vi el número anotado. Decidí llamar. Pensé que no estaría disponible, pero me dijeron que sí, y bueno, lo demás es historia.

Siento que en el arte de la barbería soy versátil y siempre estoy abierto a nuevas tendencias y a los más altos estándares de exigencia. Más allá de hacer bien mi trabajo, la empatía que logro con mis clientes me hace feliz. Esta capacidad social que tengo ante ellos hace que mi trabajo tenga momentos muy especiales mientras uso las tijeras.